El SEO en la industria B2B

Quien no aparece en Google no existe.

La presencia digital de una compañía se ha hecho tan necesaria que si su website es poco visible, genera desconfianza. Nos hemos habituado a encontrar casi cualquier información, por detallada que sea, en internet y, cuando no damos con ella, algo no cuadra.

En este paradigma, la batalla por el posicionamiento en buscadores se ha erigido como un objetivo necesario también para la industria. E inmersos, como estamos, en el concepto "industria 4.0"; ni que decir tiene que no deben quedarse atrás.

Tal como señala el libro de la especialista en marketing digital Aleyda Solís “SEO, las claves esenciales”, cualquiera puede crear “en unos pocos clics” una página web completamente funcional, pero atraer la atención  es otro cantar.

El posicionamiento orgánico (SEO, por sus siglas en inglés) de una compañía es un trabajo arduo, que requiere de trabajo serio en diversas direcciones bajo perspectivas complementarias.

190618_INFOGRAFIA_SEO_ES_FINAL_1920_px El SEO en la industria B2B

El diagnóstico

La primera de las tareas a abordar para definir una estrategia SEO, es realizar un proceso de reflexión interna que ayude a discernir, con criterio comercial y corporativo, cuestiones de calado como el público objetivo o los términos a posicionar. Y además, acompañarlo de un estudio de mercado sectorial que facilite conocer cómo busca nuestro target aquello que quiere encontrar y qué buenas prácticas podemos aprender de otras compañías que estén ya “dando en la tecla”. Con este conocimiento es momento para iniciar el desarrollo web.

La web

Pero, ¿por qué es tan necesario ese diagnóstico previo? Porque los objetivos de posicionamiento son únicos para cada proyecto industrial y las soluciones web "standard" no cubren las necesidades específicas.

La configuración y optimización técnica de nuestro sitio web deberá tomar en cuenta aspectos que afectan al posicionamiento, como la rastreabilidad, indexabilidad, adaptabilidad, seguridad o velocidad; comunes a cualquier negocio. Pero además debemos tomar otras decisiones de configuración importantes, como la gestión multi-idioma que depende de nuestro público específico.   

Superado el plano técnico, sobra decir que la organización y optimización del contenido será crucial para desarrollar la relevancia de nuestra web: perderemos valor si no contamos con una estructura adecuada, centrada en el usuario. Hay que optimizar la usabilidad, organizar los contenidos para que sean accesibles e intuitivos: conseguir que cuando alguien llegue a nuestra web, encuentre lo que necesita rápidamente.  

¿El contenido es el rey? Sí, pero con estrategia

Ni solo sirve el diseño optimizado, ni el contenido es el rey por sí mismo.

La estrategia de contenido se ha alzado como el primero de los activos en este negocio, las necesidades informativas de los usuarios se han convertido en exigencia, y conocerles y comunicarse con ellos son objetivos corporativos indiscutibles.

Llevado al plano del posicionamiento, abundan en la red “recetas” exactas para el éxito en redacción de contenidos, pero para desarrollar una estrategia de contenido debemos volver al inicio. Apoyarnos de nuevo en ese diagnóstico sobre la empresa y los usuarios para desarrollar planes de contenido coherentes con nuestra actividad y alineados con los objetivos.

Necesitamos que nos encuentren por la proyección de quién somos y qué hacemos. Quien ya nos conoce y quien no. Y, además, queremos que cuando lo hagan, el contenido les resulte accesible (e interesante).

COMPARTIR:

Acerca del uso de cookies en esta web

Al seguir navegando en esta web, aceptas el uso de cookies para la mejora de la experiencia de navegación y análisis estadístico del mismo. Para saber más acerca del uso de las mismas, consulte la sección COOKIES

x